LA PESCA DE LA LAMPREA

LA PESCA DE LA LAMPREA

Además de su atractivo paisajístico, el rio Miño y el rio Tea a su paso por Salvatierra de Miño ofrecen a los apasionados de la pesca la posibilidad de disfrutar de su afición en enclaves de gran belleza

Entre las muchas especies que se pueden encontrar está: el Salmón, el Sábalo, la Trucha, la Anguila…pero sin lugar a dudas la reina por excelencia de todos ellos es: la Lamprea.

Esta especie que vive parte del año en el mar viene a reproducirse en invierno a nuestros ríos por ser muy caudalosos. Por eso si son años lluviosos, la temporada suele ser mejor.

Aunque parecidas a las anguilas no están emparentadas con ellas. Son ovíparas. Su boca es circular en forma de ventosa para adherirse mejor a su presa y succionarles la sangre.

Se pesca de dos formas diferentes: En el rio Miño, desde sólidos muros de mampostería que canalizan las aguas para aprovechar la fuerza de la corriente y atraparlas en unas nasas llamadas butrones. En el rio Tea, su pesca se realiza de una forma muy singular que sorprende a todo aquel que se acerca a sus orillas.

Los pescadores construyen unas estacadas, que son unas pasarelas de madera o hierro que se instalantodos los años sobre el lecho del rio a ambos márgenes y sólo hasta su mitad. Van acompañadas de dos hileras de lámparas de gran potencia que permiten vislumbrar el fondo arenoso por la noche y localizar las lampreas.

 

 

Se pescan con una fisga, que es como un arpón o tenedor grande.

 

La temporada va de febrero a finales de abril. Todos los años se realiza el sorteo de los puestos que regula la Xunta de Galicia. Su pesca se realiza de noche, excepto los domingos y tiene lugar desde las 21 h hasta las 8 de la mañana.

Es una actividad que resulta muy interesante para aquellos que no la conocen. El ambiente es festivo y casi seguro que cae un café o una copita de aguardiente para entrar en calor.

Ven a Salvatierra y disfruta en primera persona la experiencia o degústala en cualquiera de los restaurantes de la zona en cualquiera de sus múltiples preparaciones: a la bordelesa, rellena o en empanada…

Comparte esta entrada