La Bodega

BODEGA ‘MARÍA BARGIELA’

Nuestra bodega es de piedra y está emplazada con la sabiduría de nuestros antepasados, buscando la adecuada orientación y frescura para sus caldos, guardando en su interior un hermoso lagar del siglo XVIII. Sin romper con la tradición, no olvidamos los nuevos avances tecnológicos, elaborando nuestro vino a temperatura controlada de 18ºC y estabilizándolo en frío antes de ser embotellado.

HISTORIA DE LA BODEGA ‘MARÍA BARGIELA’

Nuestro vino sale al mercado bajo la marca ‘María Bargiela‘ en honor a la abuela materna del propietario de la bodega. Era una persona que emanaba paz con su trabajo, sencillez y alegría de vivir en tiempos difíciles de emigración, soledad y sacrificio.

La etiqueta de la botella es una reproducción de la casa dónde se encuentra la bodega. Anexas a la misma, otras edificaciones cumplían su función: telar, horno de pan, cuadras, cuarto de la leña, alboyo y casa de aperos. A ello se une una fuente de cristalinas aguas a la que se accede descendiendo unas largas escaleras. Un hórreo y un lavadero embellecen el entorno de nuestra bodega.

LA VIÑA

En la parroquia de Porto, tierra de afamado prestigio de la comarca del Condado, tenemos nuestra plantación y bodega.

La viña se sitúa en terrenos de ladera orientados al sur. Los suelos arenosos son óptimos para el cultivo de la vid. Disponemos de una plantación de 2 hectáreas de viníferas autóctonas de gran calidad:

  • Albariño (90%).
  • Treixadura (8%).
  • Loureira (2%).

EL VINO

Nuestro vino, de personalidad propia, elaborado con cariño y esmero, es un maridaje en el que predomina la noble variedad albariño (90%), enriquecido con aromas y sabores de las variedades treixadura y loureira.

Se trata de un vino de bonito color amarillo pajizo. En nariz resulta franco y elegante con aromas primarios a fruta y flores. En boca es sabroso, alegre, largo y persistente.

Nuestra producción es muy limitada, comercializándose directamente en locales de restauración y a particulares.